Ciclo del carbono

ciclo del carbono

El carbono y su distribución en el medio ambiente, es esencial para preservar la vida en el planeta tierra. Esto se debe a que las moléculas del carbono están presentes en todos los compuestos biológicos; en gran cantidad de minerales; en la atmósfera. La corteza terrestre es un extenso espacio, que da cabida a toda clase de componentes orgánicos, que se convierten en energía, una vez que interactúan unos con otros.

Por ello se habla de unos  500 gigatones de carbono, contenidos en la corteza terrestre, especialmente en los organismos vivos, la vegetación, masas de agua, suelos y subsuelo. Cabe destacar que la mayor parte del carbono de la corteza terrestre, es orgánico, al ser un componente de los seres vivos, que lo consiguen al transformarlos del anhídrido carbónico o lo absorben de otros organismos, mientras que el carbono inorgánico proviene de ciertos minerales.

Pero, te has preguntado alguna vez, ¿En qué consiste el ciclo del carbono?

Un ciclo, no es más que una fase, una actividad que tiene un inicio, un  desarrollo y un final, con la característica principal, de que comienza invariablemente en el mismo lugar, pasando por el mismo esquema.

En este sentido, el ciclo del carbono, se refiere al patrón de relación entre  los compuestos geoquímicos y los organismos vivos, mediante el cual, existe una interacción,  por el cual el carbono transita entre los seres vivos, la capa externa de la tierra, los mares, lagos  y océanos; y la atmósfera de la Tierra.

Estamos hablando de una serie de circunstancias que dan paso a la sostenibilidad de la vida en el planeta, ya que el carbono puede ser reciclado y reusado por la biosfera una y otra vez, pues siempre se iniciará el patrón, con el carbono contenido en el aire, de allí a las plantas, luego a los animales cuando comen las plantas, posteriormente vuelve a la atmósfera de nuevo, mediante los gases y la descomposición de los cuerpos, a hidrósfera, todo esto, para dar inicio de nuevo al ciclo.

El carbono y efecto invernadero

Todos tenemos información clara de la intensa actividad de nuestro planeta en  autodefensa, para mantener el equilibrio de la temperatura promedio. Sin embargo, ciertos gases,  como el dióxido de carbono, retienen parte de la energía que el suelo emite al haber sido calentado por la radiación solar, lo cual incide directamente en la elevación de la temperatura y afecta  la vida en la tierra, lo que se conoce como efecto invernadero.

El CO2 o dióxido de carbono, es el gas que mayor responsabilidad tiene sobre el efecto invernadero, de los producidos por las actividades humanas,  las cuales han hecho crecer exponencialmente la emisión de este gas, desde la revolución industrial, hasta nuestros días.

Lo que sucede entonces, es que toda la radiación calórica de la superficie de la tierra, impregna inmediatamente los gases de efecto invernadero de la atmósfera y devuelta al planeta, bañando de altas temperaturas el espectro planetario y variando cuantiosamente el equilibrio meteorológico.

Participación del hombre en el ciclo del carbono

El ser humano, desde que se encuentra en la tierra, ha contribuido con el ciclo del carbono, con el sólo hecho de respirar y agregar anhídrido carbónico al ambiente; también la tala indiscriminada; la quema de terrenos, a fin de prepararlos para la siembra; los sistemas de riego; la construcción de grandes ciudades; y la rápida superpoblación de la tierra, son actividades, que a lo largo de los siglos fueron influyendo en la transformación de  dicho patrón natural, haciendo más cuesta arriba, la eliminación del carbono de la atmósfera.

Sin embargo, el aporte más significativo del hombre al ciclo del carbono, comenzó, una vez que fueron descubiertos los combustibles fósiles, su extracción, refinamiento y uso en los medios de transporte y su aplicación de manera indiscriminada, en las grandes industrias, lo cual ha logrado, a lo largo de los años, transferir grandes cantidades de carbono, desde la geósfera, hasta la  atmósfera. De hecho, la revolución industrial, está considerada como el inicio de la mayor intromisión del ser humano en los ciclos naturales.

Masas de agua y ciclo del carbono

A través de los entramados acuíferos subterráneos, el carbono proveniente de  ingresa a los ríos y riachuelos, de allí permanece acumulado en el subsuelo y permanecer allí, inerte, por miles de años, para luego impregnar la aguas subterráneas y de allí, pasar al océano.

Pero la mayor cantidad de carbono concentrado en los océanos, proviene de la disolución de dióxido de carbono atmosférico, que al convertirse en carbonato penetra más fácilmente en la masa de agua.

Los océanos. aportan el porcentaje más alto de carbono, al ciclo natural de este elemento, el cuan mantienen almacenado, hasta liberarlo en la atmósfera.

El ciclo geológico del carbono

Hablamos de la parte del ciclo del carbono, a la cual se le considera la responsable de la mayor cantidad de carbono en la atmósfera y en consecuencia, de las fluctuaciones de la temperatura en la tierra.

Se denomina ciclo geológico, cuando el dióxido de carbono  contenido en la  atmósfera, al mezclarse con agua, se convierte en ácido carbónico, que luego de un lento proceso, al  reacciona al contacto con el calcio y el magnesio concentrado en la corteza terrestre, formando carbonatos.

El ciclo geológico del carbono, tiene tantos años, como años tiene la tierra, pues depende de  las disposición de los elementos del planeta, ergo, data de hace unos 4,55 miles de millones de años, aproximadamente, al origen del sistema solar mismo.

La atmósfera en el ciclo del carbono

La presencia de carbono  en la atmósfera, se puede percibir en dos formas. La primera como gas dióxido de carbono; la segunda, en forma de gas metano. Estos dos gases, tienen la capacidad de retener y absorber el calor en la atmósfera, convirtiéndose en los elementos responsables del efecto invernadero.

El carbono de la atmósfera, se integra al ciclo, por varias vías, a saber:

  • Mediante la fotosíntesis, cuando las plantas convierten el dióxido de carbono en carbohidratos y liberan oxígeno.
  • En las masas de agua oceánicas.
  • A través de la respiración de los seres vivos (planta y animales).
  • Por medio de  la descomposición de tejido muertos.
  • Por la reacción de la roca erosionada.
  • Por el uso de combustible fósiles.
  • Por las chimeneas de las grande industrias

Entender el ciclo del carbono no es complicado, solo debe hacerse un mapa mantel, donde los componentes sean combustión, fotosíntesis, respiración, descomposición, como elemento esenciales para la vida en el planeta tierra.

Ciclo del carbono
5 (100%) 1 vote

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here